Tapires en el asfalto

Tapires, camino al aeropuerto de Puerto Iguazú. Diciembre de 2018. Fotos : Gian Lautaro Rivero.

El avistaje de dos tapires en la ruta asfaltada que nos lleva al aeropuerto de Puerto Iguazú puso una vez más de relieve la importancia de implementar medidas que jerarquicen toda el área como de cuidado máximo, respeto, hacia la naturaleza, y de esta manera se minimice el impacto que causamos con el movimiento cotidiano y turístico en la flora y fauna nativa.

Uno de los problemas más recurrentes es el atropello y muerte de animales silvestres en rutas. Para el caso de Puerto Iguazú, se cuentan por centenas los “bichos” que fueron heridos o murieron arrollados en el asfalto (rutas nacionales 12 y 101) que atraviesa los parques Nacional Iguazú y provincial Península. De ahí la importancia de transitar a 60 kilómetros por hora en el lugar.

El tapir tiene gran importancia para el equilibrio del ecosistema de la Selva Paranaense y también tiene importancia cultural para los pueblos originarios, los guaraníes.

Habita en ríos, lagunas y bañados; es el mamífero terrestre más grande de la región (se distribuye en la subregión brasiliana al este de los Andes, desde Venezuela y Colombia hasta el sur del Paraguay y el norte de la Argentina) y en nuestro país se encuentra en Chaco, Jujuy, Salta, Formosa, y Misiones.

La provincia de Misiones declaró al tapir Monumento Natural Provincial (Ley Nº 2589), prohibiendo su caza, tenencia y comercialización. Esta categoría también le fue dada en la provincia de Chaco (Ley Nº 5887/07) y en Salta (Decreto Nº 4625) y Formosa (Ley Nº1060).

El tapir es una especie paraguas ya que con su conservación se protege al ambiente y a las especies que comparten su hábitat. Sus hábitos alimenticios (ramoneo) lo convierten en arquitecto del paisaje, ya que modelan la estructura del bosque secundario y dispersan gran variedad de semillas de especies vegetales a través de sus heces.

En la Argentina se ha reducido su distribución drásticamente. Hay estudios que indican que en nuestro país su área de distribución se redujo en más de un 50% en los últimos 100 años. La caza, la fragmentación y el deterioro del hábitat constituyen una de las mayores amenazas para la supervivencia de la especie.

Fuente: Fundación Félix de Azara.

 

28 Dic, 2018 - Fauna

Dejanos tu comentario