Salto Caracol del Arazá

“Monte adentro”, como nos gusta decir en Misiones, hay agua. En este caso, el arroyo Arazá y su salto Caracol, en Dos de Mayo, enmarcados por un paisaje donde se mezclan manchones de Selva Paranaense y chacras con plantaciones agrícolas.

Para llegar hasta el lugar hay que recorrer unos 18 kilómetros terrados desde la rotonda ubicada sobre la ruta nacional 14, en Dos de Mayo, primero por el Macuco y luego por la picada Indumar.

“Mientras recorremos un largo trecho por la hermosa picada Indumar, el camino nos guía entre las chacras con hermosos paisajes y plantaciones de té. Antes de llegar, ganamos una muy buena vista desde el cerro, que al descenderlo entre curva y curva y, mientras caminamos por las huellas marcadas entre la capuera, se oye el ruido del agua. Bajamos por un angosto trillo que nos permite ver al agua caer desde 8 metros entre la franja de color verde y colorada formada por las plantas y las rocas”, se explica desde el portal Misiones Natural.

El arroyo Arazá se une al arroyo Saltito y desemboca en el Arroyo Saltiño, con rumbo hacia el río Uruguay.

Nace en la sierra de Misiones, y su cuenca abarca parte de los departamentos de Cainguás, Guaraní y Veinticinco de Mayo.

Las imágenes fueron tomadas el miércoles 26 de septiembre de 2018.

28 Sep, 2018 - Selva Paranaense

Dejanos tu comentario