Don Alberto, con la naturaleza desde su origen

 

Alberto Roth  nació en Basilea, Suiza, en el año 1900. Las Escuelas primaria y secundaria curso en ese país. (…) Él se interesó por la naturaleza, la tierra, y siendo más independiente cursó la Escuela para Horticultura y Fruticultura en Alemania. Volviendo a su país de origen, conoció a Rudolf Steiner, fundador de la Antroposofía y la agricultura biodinámica que marcó su vida”, contó Rodolfo Würgler, presidente de la Fundación que lleva su nombre, quien presidió la oficialización de la reedición deCartas Misioneras, Querida Misiones, hermosa!”.

“La primera guerra mundial convulsionó Europa y aún en la Suiza neutral se vivió tiempos difíciles por desabastecimiento. Roth participó de varios movimientos pacifistas y juveniles y en una de ellas se encontró con Margarita Würgler, su esposa. Los dos decidieron emigrar y el país elegido fue Argentina. Llegaron en barco a Buenos Aires y les ofrecieron posibilidades en el Delta, pero Roth optó por Córdoba, donde trabajó como peón rural  la pasó muy mal y decidió buscar mejor suerte en Misiones.

Se embarca en Buenos Aires con destino a Eldorado, pero en el viaje en barco conoce un suizo que le comenta que en Santo Pipó existe una colonia de suizos. Con Margarita deciden bajar en el puerto de Santo Pipó. A seis kilómetros del Río Paraná adquieren un lote de 100 hectáreas de Monte. Allí establecieron su hogar, un rancho primero y luego la casa colonial que Zigmut Kowalski la eternizó en magníficas pinturas.

Mientras otros colonos arrasaban con todo el Monte, Roth conservó 25 hectáreas de Bosque autóctono, 5 de las cuales correspondían a un lugar de bañado y muchas vertientes. Gracias a esta previsión, hasta el día de hoy las nacientes siguen vertiendo agua.

Planta yerba mate en parte en rozados– sin quemar los restos de los árboles o directamente bajo monte –del cual se eliminó el sotobosque y los árboles maduros dejando los renovales de especies de alto valor maderable. Con ello  protege el suelo y evita la erosión.

De colono se transforma en conservacionista que practica y divulga con vehemencia sus ideas de conservación del suelo, del monte nativo, de fauna y flora. Permanentemente decía: hay que educar al agricultor y especialmente a la juventud.

Con otros connacionales proponen una escuela agrotécnica y así nace en 1962 el Instituto Línea Cuchilla, en Ruiz de Montoya, con Alberto Roth como su primer docente de materias afines.

Una de sus tantas experiencias: Roth observa que debajo del mantillo de rastrojos se multiplican las lombrices. Estas son silenciosas trabajadoras que contribuyen a mantener y mejorar la fertilidad. Comenzó a multiplicarlas en ingeniosos estanques para luego sembrarlas en los yerbales. Tal fue su entusiasmo pero también la incomprensión de muchos que lo llamaron “el loco de las lombrices”.

Roth y su cuñado Pablo Würgler, mi padre, tenían cada uno sus yerbales y juntos construyen el primer molino de yerba mate en el centro/norte de la Provincia. La idea central era producir yerba mate, secarla, molerla, envasarla y venderla al consumidor. En gran medida con el sistema de envío por correo con tarifa especial de producto de granja (hace muchos años este sistema lamentablemente fue eliminado).

Roth fue un hombre muy devoto, cristiano practicante, socialmente muy activo. Colaboró en la creación de la Iglesia Evangélica Suiza con la base de la Iglesia Protestante histórica. La sede central está hoy en Ruiz de Montoya. Se preocupó y ocupó de los muchos suizos que vinieron con pocos recursos económicos —y no eran agricultores. Muchas familias numerosas sufrieron enfermedades, accidentes y penurias económicas. Para socorrer a estas personas y familias creó la “Comisión Social” COMSO , redactando y enviando boletines — con recetas , consejos útiles aplicables para combatir plagas varias como parásitos internos y externos.  Como utilizar plantas medicinales, etc.  A falta de médicos y hospitales los consejos de Roth eran bienvenidos.

Repartía ropa para niños de familias numerosas. Aconsejaba como sembrar y plantar cultivos para muchos algo desconocido. Una de las grandes dificultades en las décadas de 1930 a 1950 era la falta de vías de comunicación. Picadas en el monte, caminos intransitables en días de lluvia. Pocos colonos tenían algún Ford T o A . Carros tirados por bueyes o caballos era lo normal. El Yabebirí y otros arroyos se cruzaba con balsa.

Con Margarita, su esposa tuvo dos hijas. La mayor Felicitas, ya fallecida, se casó con un empresario metalúrgico en Buenos Aires.  Anelisa la menor se casó con un pastor suizo y vive desde entonces en Suiza.

En 1951 fallece Margarita Würgler de Roth en Santo Pipó . Un año después Roth emprende un viaje a Suiza y allí se enamora de Clemi Würgler , hermana de Margarita y contraen matrimonio.

Con renovadas fuerzas vuelve a Misiones para continuar con sus trabajos de conservación y divulgación.

En su chacra trabajó siempre sin agroquímicos creando bases para la agricultura orgánica. Desde hace muchos años la producción de yerba mate de la chacra Roth recibió y sigue recibiendo la certificación orgánica extendida por la certificadora internacional “OIA”.

A su muerte ocurrida el 8 de octubre de 1985 deja, además de sus dos hijas, nietas y nietos también bisnietas y bisnietos. En el mes de julio del año  2005 por iniciativa de los bisnietos Gerald y Roger Netter y el apoyo legal del Dr. Pablo Korol se constituye la “Fundación Alberto Roth”.

Recientemente la Fundación firmó acuerdos de cooperación con la Facultad de Ingeniería Forestal de la UNAM y el Instituto de Biotecnología de Misiones perteneciente a la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la UNAM”.

 

Juan Rodolfo WUrgler, presidente de la Fundación Alberto Roth

(Parte del discurso de Juan Rodolfo Würgler, presidente de la Fundación Alberto Roth, durante la presentación de la reedición de “Cartas Misioneras, Querida Misiones, hermosa!”, en el Museo Regional Aníbal Cambas, en Posadas (el 10 de mayo de 2017)).

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

19 May, 2017 - Precursores, Selva Paranaense

Dejanos tu comentario