Proponen que sea ley el desarrollo económico ambiental en áreas cercanas a los Parques

Se impulsa establecer por ley que las actividades sociales y económicas en territorios que limitan o estén cerca de las áreas protegidas, se realicen con un enfoque ecológico. Esto, para asegurar y ampliar la conservación de los bienes naturales (agua, suelo, fauna y flora nativa, clima) tanto en los Parques y Reservas como en las chacras y zonas urbanas.

 

La idea fue plasmada por los guardaparques  Leonardo Rangel Olivera y Santiago Bellitti en un documento presentado al Ministerio de Ecología, y que esperan sea elevado a la Cámara de Diputados para su tratamiento e implementación. Se denomina “Creación de Zonas de Influencia de las Áreas Naturales Protegidas de la Provincia de Misiones”.

 

Dicho de otro modo, se propone impulsar con carácter legal actividades amigables con el ambiente en los lugares que limitan con las áreas protegidas, impulsando el desarrollo social y económico de los habitantes y la conservación de la naturaleza.

Leonardo Rangel Olivera y Santiago Belliti impulsan mayor protección en territorios lindantes a áreas protegidas para asegurar la conservación de los bienes naturales.

“El simple hecho de que se disponga por ley que el contorno de las áreas naturales protegidas es Zona de Influencia, genera como beneficio que los pobladores locales  estén incluidos en programas de conservación del Estado Provincial, revirtiendo así el sentimiento de exclusión que genera el tener como barrera de desarrollo los límites legales de estas áreas”, dice el texto presentado por Leonardo Rangel Olivera y Santiago Bellitti, quienes se desempeñan en el Parque Provincial Moconá.

 

En esa línea, enumeran como prioridad para las Zonas de Influencia “la regularización de la tenencia de las tierras, para evitar la instrucción y los desmotes ilegales”, e incentivar a que “las organizaciones ambientales apliquen programas de reconversión agrícola, pasando del uso tradicional del suelo a prácticas sostenibles como los sistemas agro forestales y de permacultura, con destino a la producción agroecológica”.

 

Con esta iniciativa, en esos territorios “se fortalecería la presencia de agentes fiscalizadores”  y se definirían más acciones ambientales para las áreas urbanas, “como el arborizar los espacios de recreación y las veredas con especies nativas, dando de esta manera sustento a la fauna silvestre que conviven  en estos lugares”.

 

En el documento que ahora está en manos del Ministerio de Ecología se hace notar que “la única área protegida provincial que tiene Zona de Influencia es la Reserva de Biosfera Yabotí, aunque no se determinó aun el alcance de la misma”, y remarcan que los parques provinciales Moconá y Esmeralda “al encontrarse dentro de la Reserva de Biosfera Yabotí ya tienen contenida su zona de influencia con categoría de conservación, por lo que para estos dos casos no sería necesario la extensión de las áreas mencionadas por este método”.

 

En el mismo escrito, Rangel Olivera y Santiago Bellitti consideran que “los técnicos y profesionales que ya están a cargo del cuidado de los Parques deberán participar activamente en la tarea de determinar las Zonas de Influencia”, y explican distintas formas de establecerlas, de acuerdo a las características del terreno y elementos naturales,  tales como ríos arroyos, serranías, zonas boscosa, caminos, poblados y límite fronterizos, y utilizando herramientas como el Sistema de Información Geográfica con datos de estadísticos,  censos y de GPS, y mapas de curvas de nivel, vegetación,  hidrográficos, entre otros.

.

 

 

28 Feb, 2018 - Economía / Ecología

Comentarios

  1. Fogeler María Rosa dice:

    Considero una alternativa muy necesaria. Pero dado el tragico estado de la selva paranaense en la región de Misiones y en la inmediata mas alla de las fronteras es necesario tambien considerar que en todo Misiones se pare con el monocultivo de árboles, la protección de las Capueras para la regeneración del monte natural y como vivero de árboles nativos. Y todos los concomitantes del monocultivo forestal glifosato, errasin y toda esta politica de muerte, contaminación del suelo y el agua y pérdidas humanas y de la biodiversidad.

Dejanos tu comentario