Postal de la chacra misionera

Mucho antes de que asome el sol, es el momento de levantarse y no importa si hace frío, si hay niebla, si hay helada, si llovió … es el momento de levantarse, preparar el mate y esperar, juntos a los demás compañeros, que pase el camión que los trasladará hasta el yerbal. Cuanto más temprano arrancan la tarefa (quebrar con las manos las ramas y sacar las hojas de las plantas), más rendidor será el día. Los tareferos cobran por kilos cosechados, por raídos levantados (que generalmente pesan unos 100 kilos). Así, “de sol a sol” y con una pausa para el almuerzo donde la protagonista es la “olla negra” (de hierro) donde se hace el mejor reviro, o quizás, con suerte un “buen guiso” para renovar las fuerzas que los empuja a caminar los “líneos del oro verde”, de planta en planta, día tas días, año tras año, siempre con un nuevo amanecer.

7 Ago, 2018 - Identidad

Dejanos tu comentario