Piden anular la autorización para construir represa en el Iguazú

 

El Ministerio Público Federal de Brasil, en la delegación de la comuna de Francisco Beltrao, inició una acción civil pública que tiene como objetivo anular la autorización de la construcción de la represa hidroeléctrica Baixo Iguaçu, que fue emitida la semana pasada por el Instituto Chico Mendes de Biodiversidade (Icmbio).
La represa se ubica en cercanías al Parque Nacional Foz de Iguazú, entre Capitão Leônidas Marques y Capanema, al sudoeste del estado de Paraná. Además, está a una corta distancia de Puerto Andresito, donde confluyen los ríos Iguazú y San Antonio.
En mayo del año pasado la Unesco advirtió sobre la peligrosidad de estas represas en cercanías del Parque Iguazú. Un mes más tarde, el Tribunal Federal Regional, cuarto distrito de Porto Alegre, emitió una cautelar que suspendía la licencia ambiental del Instituto Ambiental do Paraná (IAP) para la construcción de la obra

Luego,  el Instituto Chico Mendes de Biodiversidade dio la autorización para la construcción de la represa sin que el Consorcio Emprendedor Baixo Iguaçu, ex Céu Azul, cumpliera ninguno de estos trece requisitos planteados para la autorización ambiental.

Al conocer esta situación, el Ministerio Público Federal de Brasil presentó la acción para anular inmediatamente esa autorización.

La instalación de la hidroeléctrica brasilera Baixo Iguaçu sobre el río Iguazú y a sólo 500 metros del límite del Parque Nacional podría, según la Unesco, modificar el caudal de las Cataratas y poner en riesgo ecológico a toda la zona.
En Brasil, más del 65 por ciento de la energía se obtiene de la actividad hidroeléctrica. Por ello, en su momento, el Consejo Administrativo de Defensa Económica (Cade) autorizó la firma del convenio con las empresas Neonergia y Copel para la construcción de esta nueva represa en el río Iguazú, para abastecer a un millón de personas en todo el área que la rodea.

Dejanos tu comentario