Piden a Diputados avanzar con régimen de jubilación para guardaparques


El guardaparque Diego Ciarmiello y el legislador Martín Sereno, en la presentación del proyecto en Diputados.

Delegados guardaparques, con el acompañamiento del Consejo Directivo Provincial, la Asociación Trabajadores del Estado (ATE Misiones), solicitaron al Presidente de la Comisión de Presupuesto, Impuestos, Hacienda y Asuntos Económicos de la Legislatura Provincial, Juan Marcelo Rodríguez, una reunión para abordar el tratamiento del proyecto “Régimen de Ventana y Moratoria para el personal Guardaparques de la provincia de Misiones”.

El mismo, explican desde ATE, ingresó con el registro de expediente D-47033/16 en el Boletín de Asuntos Entrados, el 27 de octubre de 2016, encontrándose en la Comisión de Salud y Seguridad Social.

Este proyecto, que ingresó a través del bloque del Partido Agrario y Social (PAyS), está destinado al personal activo que se desempeñe como Guardaparque en Misiones, y quienes hayan ejercido por lo menos durante diez años en forma continua y obtenido beneficios previsionales por regímenes anteriores. De aprobarse esta norma, le otorga el derecho a solicitar la adecuación del beneficio y acogerse a este régimen jubilatorio.

Los beneficiarios deberán cumplir algunos requisitos para acogerse al presente régimen, como haber alcanzado los 55 años, y acreditar el cómputo como mínimo de 20 años continuos o discontinuos de servicios prestados en forma efectiva en la Administración Pública de la Provincia; quienes tengan como mínimo 50 años, y acrediten los años de aportes al régimen de acuerdo a la legislación vigente: con 53 años, 22 años de aportes; con 52 años, 23 años de aportes; con 51 años, 24 años de aportes; con 54 años, 21 años de aportes y con 50 años, 25 años de aportes.

Enuncia el proyecto en sus fundamentos, que “los primeros guardaparques son conocidos como baqueanos o prácticos, capaces de cruzar el monte traviesa “con un admirable sentido de orientación, saben leer indicios y señales que a las personas normales escapan y se orientan con distintos métodos, saben encontrar vertientes, arroyos y obtener agua de las plantas del lugar. Poseían la formación que la vida les había dado, perfeccionado por los años al servicio, saberes empíricos y voluntad con el cual sentaron las bases de nuestro Sistema de Áreas Naturales Protegidas”.

Esos primeros agentes, incorporados en la década de los ochenta, tuvieron las condiciones laborales precarias y adversas: aislamiento geográfico, viviendas precarias, carencia de electricidad, carencia de agua potable y otras condiciones insalubres como letrinas y baños sin instalaciones de agua caliente; falta de movilidad y de comunicación, entre otras condiciones. Respecto al trabajo, eran al menos 20 días continuos y rotativos, por mes (hoy son de 14 días), entre una serie de condiciones por fuera de las normativas laborales.

Este tipo de trabajo fomenta el desarraigo familiar, la disfuncionalidad de su roles de padres y esposos y conlleva la pérdida de una vida social normal. “Trabajaron, y trabajan aún, bajo un régimen de explotación laboral que es necesario cambiar”, dice el Proyecto de Ley.

Recuerda también el aislamiento físico y social que imponía el trabajo: algunos agentes afrontaron la pérdida del núcleo familiar; en otros casos se vieron afectados por ciertos vicios y la salud debilitada.

El guardaparque todavía carece de contención profesional en ese aspecto, y aunque han cambiado ciertas circunstancias, todavía se detectan los mismos problemas.

“Hoy existe la posibilidad de un reconocimiento que supere la mera retórica, la simple mención en un discurso o un párrafo, el reconocimiento genuino por su trabajo a personas que vivieron y trabajaron al margen de los derechos laborales, al margen de las zonas favorables, al margen de lo legal, que jamás pudieron hacer carrera administrativa y cambiar su escalafón y su categoría; un reconocimiento a aquellas personas que aislados en zonas geográficas distantes de la capital de la provincia, ni siquiera pueden hacer reclamos administrativos para solicitar un derecho laboral vulnerado, o mucho menos, seguir un tratamiento médico para mejorar su “condición de salud” señala el texto del proyecto.

 

Fuente: Prensa ATE

3 Abr, 2018 - Precursores

Dejanos tu comentario