Paisaje agrario

Los bueyes, el carro, el pasto de citronela y el alambique construido, casi siempre, a la vera de un refrescante arroyo y de la sombra de los árboles, paisaje en las chacras de El Soberbio.

 

Mientras de destila el aceite de las hojas alimonadas, el descanso para el agricultor y para los animales que protagonizaron una larga jornada de corte y traslado de la materia prima.

La citronella es una planta perenne (de poco mantenimiento que conserva el suelo y no demanda uso de agrotóxicos) que permite dos cosechas anuales. Además de comercializarse su aceite en la industria de perfumería, en los últimos años se impuso como alternativa para la fabricación de repelente para ahuyentar tanto mosquitos como otros insectos.

Las plantaciones, la cosecha y el proceso de extracción del aceite son parte intrínseca del turismo en El Soberbio. Una opción recomendable es el museo de Carlos Yunis, en la ciudad  y también Agroturismo Galiano, una chacra ubicada cerca del Río Uruguay donde además de apreciar esta actividad se realizan senderos guiados en la naturaleza.

Las fotos que acompañan este texto son de Valdi Soboczinski, un apasionado e impulsor del agro ambiente en este rincón misionero.

 

 

27 Feb, 2018 - Turismo

Dejanos tu comentario