Octubre en la chacra

Todo es encanto. La vida florece, generosa.

Bien temprano, el calor de la cocina para comenzar el día que se muestra un poco fresco, pero con el sol a pleno. Sin prisa, mate en mano y diálogo distendido. Si hay hambre, un poco de reviro, “cuca” preparada con ricota o huevo revuelto con pan casero.

Un poco más lejos, las plantas de mandioca, sandias, melones, porotos y zapallos que emergen con fuerza en una tierra colorada que recibió agradecida las abundantes lluvias de los últimos dos meses, y multiplicó el verde. También hay una parra donde ya se puede ver los racimos de uva en formación.

Mandioca.

Poroto.

En el monte, es tiempo de pitanga, yabuticaba y otras deliciosas frutas.

Ahí nomás corre un arroyito, está el potrero con ganado vacuno, un tajamar con peces y las plantas de yerba mate que van largando brotes, las nuevas hojas que alimentan la esperanza de una buena cosecha allá por marzo – abril.

Será un buen verano. Lo dice el pronóstico: mucha agua, esencial para que cada una de las plantas crezcan y, una vez más, nos den sus frutos.

Para cerrar el día, la puesta de sol entre las araucarias y el mate, por supuesto.

El Soberbio, Misiones.

29 Oct, 2018 - Turismo

Comentarios

  1. Natalicio dice:

    Una realidad que se vive en cada día…. Maravilloso….

Dejanos tu comentario