Más lluvias, evidencia del cambio climático en la Argentina

 

Junio 2014. Las intensas lluvias provocaron el aumento del nivel del río Uruguay, inundando ciudades enteras, como El Soberbio.

En el caso de la Argentina, en las últimas décadas el cambio climático se observó en el aumento de los registros de precipitaciones, más que en el incremento de la temperatura. Así lo manifestó Vicente Barros, miembro del Panel Intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático (IPCC), en la XVI Reunión argentina y VIII Latinoamericana de Agrometeorología, en instalaciones del CCT CONICET-CENPAT.
“El cambio climático a escala global hoy es una realidad y no un tema del futuro”, señaló Barros.

Informe del IPCC

En línea con el investigador, “el último informe del IPCC reafirmó los resultados de años anteriores y establece que el planeta está en proceso de calentamiento y que hay una altísima probabilidad de que eso se deba al efecto antrópico, es decir, fundamentalmente a las emisiones de dióxido de carbono, que surgen de la quema de combustible para fines energéticos”.
En línea con el investigador, “el último informe del Ipcc reafirmó los resultados de años anteriores y establece que el planeta está en proceso de calentamiento y que hay una altísima probabilidad de que eso se deba al efecto antrópico, es decir, fundamentalmente a las emisiones de dióxido de carbono, que surgen de la quema de combustible para fines energéticos”.

 

De este modo, Barros apuntó que existen “señales de cambio climático en todas las latitudes y en todos los continentes, en algunos casos con impacto favorable, aunque en la mayoría con consecuencias negativas”.

 

En cuanto al escenario nacional, el especialista explicó que “la Argentina sufrió el calentamiento, pero en menor medida respecto de los promedios en países de regiones continentales” y que el mayor cambio se concentró en los niveles de precipitaciones. “Esto no ha sido del todo desfavorable, ya que existe un beneficio por la mayor humedad que posibilitó más producción en la zona húmeda y una extensión de la frontera agropecuaria hacia el oeste”, amplió Barros, en referencia a un fenómeno que también ocurrió en Uruguay y en el sur de Brasil.

 

“Como el océano tiene mucha capacidad calorífica, el calentamiento es más lento y en países como el nuestro, que estamos entre dos océanos, tenemos la posibilidad de calentarnos mucho menos que el resto”, añadió.

 

A futuro, “las proyecciones de temperatura dependerán, fundamentalmente, de lo que haga la humanidad y del escenario de emisiones”, reflexionó Barros, quien agregó: “Si seguimos con un sistema económico y energético como el actual, es probable que el planeta incremente en promedio cuatro grados su temperatura”.

Con relación a los desafíos, la Argentina asumió el compromiso de reducir sus emisiones en un 15 por ciento hacia el 2030. “Como país, tenemos muchas oportunidades, porque podemos producir biocombustibles y desarrollar energías alternativas muy interesantes que permitan minimizar el uso de combustibles fósiles”.

 

“El cambio climático a escala global hoy es una realidad y no un tema del futuro”, señaló Vicente Barros, miembro del Panel Intergubernamental de la ONU sobre Cambio Climático.

Dejanos tu comentario!


4 − tres =

La Selva Misionera hoy

Reducción de la Selva Paranaense


...Una maravilla menos


Imagen Satelital