Los tornados llegaron para quedarse en Misiones

Tenemos más días de calor en el año y el invierno prácticamente desapareció; aumentaron las lluvias y la cantidad y frecuencia de tormentas severas y granizos. Vamos camino a un clima tropical, con impacto directo tanto en el ámbito urbano como rural. Así lo explica el meteorólogo Favio Cabello, director de la Oficina de Prevención de Desastres Naturales y especialista en Cambio Climático, en la siguiente entrevista:

 

Favio, ¿la tormenta y la tromba sobre el río Paraná (frente a Posadas, días atrás), está asociado a lo que venís pronosticando en los últimos años? Me refiero a los fenómenos extremos asociados al cambio climático…

Si. El clima a nivel mundial es caótico y se va hacer cada vez más caótico, va empeorando.

Estos fenómenos meteorológicos son cada vez más frecuentes en el mundo; este tipo de fenómenos, como los huracanes Irma, Iván, Katrina, son de los más terribles que hemos tenido en los últimos años. Desde 1850, que se tiene registro de huracanes, los tornados más terribles se han producido en la última década; hay zonas que se han convertido en tornadicas en el mundo; zonas que antes no lo eran, ahora lo son, se han convertido (en tornadicas) en los últimos diez – quince años.

Favio Cabello, especialista en Cambio Climático.

¿Misiones está entre esas zonas tornadicas?

Por supuesto. Está Misiones, todo el Litoral Argentino, Paraguay, sur de Brasil y Uruguay . La mitad Este de Argentina es una zona tornadica por excelencia. Nosotros acá, lo que es el Litoral Argentino, compartimos ser la tercera o cuarta región más tormentosa del mundo junto con África Central, Venezuela y la llanura de China; esas son las cuatro regiones mundiales más tormentosas, en cantidad de tormentas eléctricas, del mundo, y cuando hablamos de tormentas eléctricas son las que causan las lluvias intensas, los granizos y los vientos de los tornados, y eso está empeorando cada vez más.

Entonces esa es la situación por la cual, por ejemplo, tenemos fenómenos tan fuertes.

La tromba en el río Paraná fue un tornado sobre el agua, frente a la vista de todo el mundo, a las dos de la tarde, cientos de personas lo filmaron y lo vieron desde la costa argentina como de la paraguaya, bueno… son fenómenos que vienen para quedarse. Si ese fenómeno hubiese tocado tierra, o a un barrio pobre de la ciudad de Posadas, hubiera matado gente. Esa es la situación.

En septiembre de 2009, un tornado provocó la muerte de 10 personas y daños en viviendas y cultivos en Santa Rosa, San Pedro, Misiones.

En el imaginario uno tiene incorporado que aparecen las tormentas y no se puede hacer nada.  Y esto no es así: hay que actuar. ¿Qué se puede y que se debe hacer?

La prevención salva vida y bienes.  O sea, tomar cartas en el asunto significa que tenemos que ubicar a nuestra población en viviendas más resistentes y no dejarlos a merced de la naturaleza; que tenemos que tener ciudades con mayor capacidad de recibir más agua porque ahora llueve más en poco tiempo (antes caían 100 milímetros en una semana distribuidos  en partes iguales en los 7 días de la semana, y hoy llueven 100 milímetros en dos horas), entonces no hay capacidad en una ciudad normal, con desagües normales que aguante; la ciudad de Buenos Aires tiene una capacidad excelente de absorción de agua que es 60 milímetros por hora y Posadas también, pero con todas las alcantarillas limpias… ahora tenemos el 50 por ciento de las alcantarillas tapadas y estamos absorbiendo 30 milímetros por hora..

 

El tiempo se va inestabilizando a nivel mundial y en Misiones, dijiste, los efectos del cambio climático se evidencian al cien por ciento.

No todos los efectos del cambio climático son negativos, hay una parte positiva, hay regiones en el mundo que se está beneficiando, como por ejemplo Liberia (aoeste de África) y la tundra en Canadá, donde las altas temperaturas han provocado que aparezca tierra, dando lugar a cultivos y animales; en la Argentina, zonas muy desérticas como el norte de la Patagonia ahora son más húmedas y se puede cultivar soja, maíz y otros cereales.

Pero en la balanza, la parte negativa es más notable: nosotros acá, por ejemplo, en Misiones, nos pega cien por ciento la parte negativa. ¿En qué? Tenemos más días de calor en el año; los inviernos han desaparecido y por lo tanto el invierno, que es un limitante natural de las plagas que atacan nuestros cultivos, ha desaparecido y las plagas subsisten de un año para el otro… qué decir del mosquito del dengue por ejemplo, con impacto en la slud… tenemos más tormentas severas; tenemos más fenómenos tornadicos; más eventos con granizo; se incrementó la lluvia (el ante año pasado cayeron 3.000 mil milímetros cuando lo normal es 1.700, el año más lluvioso de la historia.. en el interior fue entre 4.000 y 4.500 milímetros); la temperatura media pasamos de 21 grados 2 décimos a nivel provincial a 22 grados (hemos tenido años que hemos tenido 22 grados y medio y hasta 23 grados en la ciudad de Posadas; cuando toquemos los 23 grados) y dentro de pocos años, 10 o 15 años, habremos pasado de tener un clima sub tropical como tenemos ahora a tropical, se está tropicalizando el clima en nuestra región más que nunca.

¿Son predecibles o impredecibles estos fenómenos? Porque pasa que a veces no aciertan o el pronóstico dice una cosa y el tiempo se comporta de otra manera.

 

Cada vez la ciencia le da una mejor agudeza a los pronósticos del tiempo; es decir: se presenta con una probabilidad cierta cada vez mayor. Hay épocas en el año y en ciertas regiones que los pronósticos suelen fallar bastante porque la atmósfera es muy cambiante, por ejemplo eso pasa en la primavera en nuestra región. Los pronósticos del tiempo lo que hacen es seguir a los cambios. La atmósfera es muy dinámica, muy cambiante, por eso se hacen dos pronósticos por día, cada 12 horas se hace una evaluación de la atmósfera.

 

Ha avanzado muchísimo la ciencia meteorológica de la mano de nuevas investigaciones; hay climatólogos en Estados Unidos, Corea del sur y Australia que están permanentemente indagando sobre el comportamiento atmosférico y nos permiten adecuar nuestras investigaciones, por eso hoy por hoy la información meteorológica es cada vez más confiable.

Estos fenómenos cada vez más frecuentes. ¿Podemos predecir la frecuencia?

 

El cambio climático científicamente está comprobado que  es por causas antrópicas, es decir proviene por los gases que produce el hombre: dióxido de carbono, junto al metano y al vapor de agua, tienen la capacidad de atrapar el calor del sol, a mayor emisión de gases de efecto invernadero mayor capacidad tiene la atmósfera para atrapar el calor del sol.. entonces la atmósfera se está calentando y trasmite ese calor a los océanos , por lo tanto tenemos más evaporación por calentamiento de los océanos y más  temperatura del aire, y eso es energía , y la energía se transforma en más fenómenos meteorológicos , en más cantidad y en violencia.. esa es la situación actual…

 

¿Con qué frecuencia?

La ciencia avanzó mucho. Estamos atentos a los fenómenos climáticos, que es una proyección, es decir podemos determinar qué nos espera: si tenemos el fenómeno El Niño o si tenemos La Niña, sabemos que tal fenómeno macro climático nos puede provocar  un período de sequía o de lluvia… Entonces ahí focalizamos: si tenemos El Niño sabemos que será un periodo de lluvias y tormentoso, y ahí agudizamos pronósticos más semanales, diarios, con eso estamos trabajando muy bien.

¿Quiere decir que contando con esa información pueden preverse políticas de acción orientadas por ejemplo a zonas urbanas o rurales y mitigar los daños?

Totalmente. Tenemos las capacidades para aplicar a la provincia de Misiones. Hay que hacerlo.

Esto es muy importante si pensamos que en Misiones producimos alimentos.

Por supuesto. El colono todos los días se levanta y los primero que ve es el pronóstico del tiempo para saber si va a venir helada, lluvias o granizo.

Las producciones dependen de las condiciones climáticas indudablemente. Saber  eso nos permite planificar la producción agropecuaria.

 

Tuvimos un invierno que paso desapercibido…

Los meses de julio, agosto y septiembre, a nivel mundial, han sido muy calientes; el ultimo informe que tengo es del mes de julio de la Administración Nacional de la Atmófera de los Estados Unidos, que hace el análisis mundial de las temperaturas, y parece ser –se va a publicar en los próximos días- que julio 2017 va a ser el mes más caliente  de todos los tiempos.

Viendo el comportamiento de los meses siguientes: agosto y septiembre se comportaron como julio, así que también podemos decir que han sido meses muy calientes; la temperatura media, por ejemplo, de septiembre fue de 22 grados 6 décimos cuando lo normal es de 19 grados, es decir tuvimos más de tres grados por encima de los normal,  que es muchísimo.

Hablar de 5 décimos para arriba o 5 décimos para debajo de la temperatura media climática estaríamos bien, pero más de eso es un defasaje muy importante.

Esto habla a la claras que cada vez tenemos años que nos van  presentando este tipo de novedades con respecto al calentamiento planetario, todos los años está batiendo un récord de algo, o de lluvia o de temperatura o de fenómenos fuertes…

Hablaste de acciones humanas como causas del cambio climático. Pregunto: ¿en Misiones, la eliminación de la Selva, el aumento del parque automotor, los centros urbanos que crecen y las represas que forman grandes lagos son parte de las acciones que modifican el clima?

Si por supuesto. Hay que implementar políticas de mitigación que crean conciencia y nos preparan para esta situación

Cuando no existe conciencia es peor, entonces el cambio es más brusco y más rápido.

Hay que crear políticas públicas de mitigación para hacer frente al cambio climático, dejando de deforestar, y políticas urbanas sustentables.

Hay que crear sistemas de prevención y emergencias.

Cristina Besold

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

18 Oct, 2017 - Cambio Climático

Dejanos tu comentario