Los números del carbono de la Selva Misionera para el mercado del clima

Un estudio determina el valor económico del carbono de la hectárea de la Selva Paranaense para el mercado mundial del clima.

Se trata del trabajo “Estudio de Costo de Oportunidad para REDD++ Bosque Atlántico de la Argentina” (Reducción de Emisiones de gases de efecto invernadero por Deforestación y Degradación evitada, mientras que los símbolos ++ agrega el concepto de enfoque integrado al paisaje), impulsado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación y financiado por la Unidad para el Cambio Rural para ser integrado a la planificación productiva del país.

“Se refiere al valor económico que debe valer cada tonelada de CO2 (dióxido de carbono) que se almacene por no deforestar el bosque o degradarlo. A su vez ese valor se relaciona con cada actividad productiva que no se va a llevar a cabo por conservar esas hectáreas”, explicó la abogada Liliana Ortega, quien coordinó la iniciativa, con la colaboración de Lucas López y Darío Britez -dos Ingenieros Forestales de Misiones con Maestrías en Estados Unidos-, responsables de elaborar los cálculos que permitieron llegar a valores promedio para la tonelada de CO2 y que correspondería asignar a iniciativas privadas que conserven bosques.

 

En principio y como estudio piloto, evaluaron áreas de bosques en los municipios de El Soberbio, San Pedro, San Antonio, Bernardo de Irigoyen y Comandante Andresito.

 

“Poner en valor al Bosque Atlántico argentino sobre la base del carbono nos remite directamente al mecanismo forestal-climático más importante que existe al presente y que fue reconocido por Naciones Unidas en el año 2015 en la Cumbre de París: REDD+ que significa reducción de emisiones de gases de efecto invernadero por deforestación y degradación evitada, aumento del stock de carbono por conservación y enriqueciendo del bosque y hace que los bonos o certificados verdes sean una realidad cada vez más cercana”, agregó Ortega en una entrevista con Argentina Forestal.

El estudio mencionado fue realizado tomando como casos de estudio a los cinco municipios mencionados de la provincia de Misiones y los cálculos para asignar valor a la tonelada de carbono se realizaron comparando los ingresos anuales que generan cinco actividades productivas desarrolladas en Misiones y que compiten en superficie con los bosques: Yerba Mate, Tabaco, Citronella, Forestación y Extracción Forestal.

Para comprender mejor el alcance de esta iniciativa, Liliana Ortega explicó que “el Costo de Oportunidad en un dato empírico económico, es un valor económico que surge de estudiar cuanto tendría que recibir una persona o un productor por no llevar adelante una actividad productiva como se realiza actualmente de extracción selectiva y que le genera ingresos anuales, reemplazando por la decisión de “almacenar carbono” en el monte en árboles y plantas. Es decir, por no tumbar el monte que tiene para producir lo que hoy produce en la chacra o para dejar de extraer árboles, ya que la conservación le puede generar un valor, hoy esto tiene un precio que puede ser valorizado y reconocido en el mercado. El carbono se almacena en los troncos y en las hojas y las ramas, cuanto más arboles de gran tamaño se tiene en una hectárea de bosque y cuanto más arboles nuevos -renovales- se tiene en una hectárea de selva, mayor cantidad de toneladas de carbono se obtiene y, por ende, mayores ingresos podrá generar ese productor”.

Y si hablamos de números, con ejemplos simples: ¿qué opciones de reducción de emisiones se podrían implementar en Misiones? ¿Cuál sería el precio promedio o estimado, según este estudio, para cada localidad?, se le preguntó a la abogada.

“El Costo de Oportunidad tiene que ser entendido con la siguiente lógica: si yo tengo una chacra que tiene bosque y tabaco y necesito generar más ingresos; hay que comparar cuánto gano si deforesto y planto tabaco y cuánto gano si dejo el bosque en pie y planto más arboles. Este mecanismo REDD++ tiene una lógica productiva, se produce un nuevo bien: toneladas anuales de CO2. O bien, si tengo una propiedad forestal y todos los años extraigo arboles, habría que comparar cuánto me tiene que generar de ingresos el no extraer esos árboles. En un caso, la suma de todas las toneladas de carbono que hay en una hectárea debería cubrir el valor que genera el ingreso de una hectárea de tabaco y en el otro el ingreso que genera extraer árboles.

El estudio de Costo de Oportunidad lo que hace es determinar cuánto tendría que valer la tonelada de carbono para generar ingresos similares según una u otra actividad. Ahora sabemos que producir almacenamiento de carbono requiere que cada tonelada de carbono que almacenemos en una hectárea de selva- especialmente en los arboles- todos los años debe valer según la actividad productiva que realicemos aproximadamente (tonelada equivalente de dióxido de carbono, C02):  Yerba Mate: USD 16,44 t CO2eq; Tabaco USD 30,06 t CO2eq; ganadería USD 6,75 t CO2eq; Citronella USD 16,93 t CO2eq; Forestación USD 10,73 t; explotación forestal del bosque nativo: CO2eq es de USD 6,51 toneladas”.

Sobre cuánto se paga por el carbono hoy en día en el mercado internacional, Liliana Ortega detalló que “REDD+ es una actividad productiva,  además de una política pública. REDD++ es dedicarse a almacenar carbono por hectárea todos los años y a la vez comercializar ese carbono o ser compensado por ese carbono. En la actualidad, en el mundo el valor promedio de la tonelada de CO2 es de 5 dólares por tonelada. Este precio surgió a comienzos del mecanismo REDD en el 2008, resultado de uno de los estudios globales más importantes, como fue el informe  Stern”.

 

Dejanos tu comentario