La modificación a la Ley de Semillas es inconstitucional y perjudica a productores, advierte Kaãpuera

El Frente Ciudadano Ambiental Kaãpuera advierte que es inconstitucional la modificación de la Ley de “Semillas y Cultivares” N° 20.247 que se trataría el próximo 21 de noviembre en el Congreso de la Nación, y rechaza el proyecto en cuestión por perjudicar a los pequeños y medianos agricultores y a las comunidades originarias, ambas con fuerte presencia en la provincia de Misiones.

 

El abogado MartínFerroni, integrante de Kaãpuera, recordó que la modificación a la actual Ley de Semillas “es inconstitucional por no cumplir con el Convenio N 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) porque al afectar a comunidades indígenas debería haber consulta previa, libre e informada, acto que no ocurrió” .

 

Dicho Convenio, ratificado por la Ley 24.071 en el año 1991 y con rango constitucional a partir del año 2011 en nuestro país; “debe ser aplicado toda vez que una acción pueda afectar los derechos colectivos de las comunidades indígenas; es su derecho a la consulta”, profundizó Ferroni, al tiempo que recordó que “es responsabilidad de los gobiernos convocar a estas consultas previas”.

 

La modificación a la Ley de Semillas, ahora en manos de los legisladores, “beneficia exclusivamente a las semilleras, que son corporaciones como Bayer – Monsanto, Syngenta, Dupont, KWS AG, entre otras”, dijo el abogado, al tiempo que recordó que “es rechazada aún por los grandes productores agropecuarios, que junto a los pequeños y medianos se ven afectados por las mayores regalías que tendrán que pagar”.

 

Con la modificación -señaló- “sólo se beneficia a las semilleras y hay un perjuicio para todos los productores, sin importar el tamaño, porque los obliga a pagar regalías por el uso propio de las semillas, semillas que son producto de su plantación”.

 

Ferroni además hizo notar que la modificación a la Ley de Semillas “afecta el derecho a la soberanía alimentaria, por cuanto implica una privatización de las semillas. Y de aprobarse, en los términos del proyecto aprobado en comisiones se constituirá la primera norma que en la Argentina pone marca de patente a seres vivos, como lo son las semillas”. Tal como está planteada, agregó, “este proyecto, buscar terminar con la producción independiente de alimentos, la agricultura campesina e indígena, expropiarnos la soberanía alimentaria y el territorio”.

 

 

20 Nov, 2018 - Economía / Ecología

Dejanos tu comentario