La Argentina aumentó su compromiso para reducir gases contaminantes

La Argentina reducirá las emisiones de dióxido de carbono de 570 a 483 millones de toneladas para 2030, según un compromiso anunciado por el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, ante la COP 22 de Marrakech.

“Con el financiamiento que también venimos a buscar para estas políticas, seguiremos aumentando nuestra ambición y nuestro desarrollo”, indicó Bergman.

A casi un año de haber anunciado el proceso de revisión de la Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), que se dio a conocer en París a fines de 2015, la Argentina mejoró su propuesta para combatir el cambio climático.

“Volvemos aquí con una revisión metodológica y con una mejora en términos de la ambición. También planteamos horizontes estratégicos 2030, que suenan muy ambiciosos pero que si no los traccionamos darán como resultado una postura irrelevante en la discusión global”, enfatizó el ministro en videoconferencia desde Marruecos junto al subsecretario de Cambio Climático y Desarrollo Sustentable, Carlos Gentile; el diputado nacional Mario Barletta; y la directora de Asuntos Ambientales de Cancillería, Marcia Levaggi.

Bergman sostuvo que la revisión del proceso metodológico en la construcción del índice “tiene que ver con dar transparencia al proceso, asegurar la participación de las diferentes instancias y también entender que los ministerios, carteras y acciones que tienen impacto en las emisiones que producen el calentamiento por efecto invernadero requieren de consensos y cambio de políticas”.

“Nuestra tarea de coordinación no podía ser solamente de discusión en abstracto sobre un número que queríamos mejorar, sino el correlato entre esa aspiración y la toma de decisiones de cambios en las políticas, que son potestad, incumbencia y jurisdicción de cada ministerio”, agregó.

La revisión en la contribución de nuestro país supone elevar el compromiso de reducción de emisiones incondicionales -es decir, aquellas no atadas al financiamiento externo- del 15 al 18 por ciento.

Ese porcentaje se traduce en 109 millones de toneladas de dióxido de carbono que la Argentina dejará de emitir hacia el año 2030 en relación a su escenario BAU (business as usual), denominación que se refiere a la situación en la que el país se encontraría si no tomara las medidas necesarias para contener el aumento en sus emisiones de gases de efecto invernadero.

En cuanto a sus contribuciones condicionales -las que dependen de la obtención de financiamiento internacional para poder llevar adelante medidas complementarias-, la revisión plantea que la menor cantidad de emisiones comprometidas serían del 37 por ciento (que mejora el 30 por ciento anterior).

Según el último inventario de Gases de Efecto Invernadero (GEI) realizado por el Ministerio, el total de las emisiones se divide entre los siguientes sectores: agro y deforestación (44%), energía (27%), transporte (13%), industria (12%) y residuos (4%).
Por año, un argentino emite unas ocho toneladas de gases de efecto contaminante, según una última proyección calculada en 2015.

El funcionario reivindicó además la creación del Gabinete Nacional de Cambio Climático, integrado por 12 ministerios, medida que expresa “la decisión de la Argentina de ser protagonista en las discusiones ambientales al más alto nivel global, entendiendo que en esta, nuestra casa común, estamos todos incluidos y nuestras acciones tienen impacto sobre ella”.

Para acceder al documento completo de la revisión de la contribución visitar: http://ambiente.gob.ar/wp-content/uploads/NDC-Revisada-2016.pdf  

Para leer el cable de la noticia ingresar a: https://cablera.telam.com.ar/cable/419587

Dejanos tu comentario