FVSA: deforestación y represas, responsables de las inundaciones

La deforestación para el monocultivo y las represas son las principales razones de las inundaciones producidas por el comportamiento de los ríos. Vida Silvestre propone diversas medidas para revertir esta situación.

La Fundación Vida Silvestre Argentina señala al corrimiento de la frontera agropecuaria, la conversión de bosques en tierra para el monocultivo y las represas como las principales razones de las inundaciones que están afectando a la Mesopotamia, Formosa, Chaco y parte de Brasil y Paraguay. Los desastres naturales registrados durante el último mes dan muestra del mal uso de los recursos naturales en el Alto Paraná.

La deforestación de los márgenes de grandes ríos y arroyos en el Alto Paraná, de la mano de la conversión de superficies de bosques para la producción de monocultivos –principalmente de soja en Brasil y Paraguay- hacen que la tierra pierda su capacidad de absorción y el agua escurra, arrastrando sedimentos, directamente a los cursos de agua. Esta situación lleva al inmediato incremento de los caudales de los  ríos y arroyos, generando inundaciones.

A esto, se suma la existencia de varias represas sobre los cursos de aguas, en su mayoría en territorio brasileño, que alteran el régimen hídrico de los ríos. Cuando las precipitaciones superan los límites de seguridad establecidos las represas se ven sobrepasadas y obligadas a liberar gran cantidad de agua generando inundaciones en las zonas bajas. Lo anterior se puso en evidencia hace pocas semanas cuando el agua arrasó con buena parte de la obra de la hoy detenida construcción de la represa brasilera Baixo Iguazú sobre el río Iguazú y la reciente ruptura de la central de generación hidroeléctrica de Ponte Serrada, al Oeste del estado de Santa Catarina, Brasil.

La reciente crecida sobre el río Iguazú, que prácticamente hizo desaparecer a las Cataratas del Iguazú, y el actual desastre natural que está sufriendo la zona de El Soberbio, Panambí, Alba Pose y San Javier, son señales de alerta que deben ser tenidas en cuenta para instrumentar rápidas y eficientes medidas.” señaló Manuel Jaramillo.

Entre las medidas a tener en cuenta, Vida Silvestre destaca:

A. Dar seguimiento y solicitar el cumplimiento del Código Forestal Brasileño y de la Ley de Deforestación Cero en Paraguay.

B. Desestimar la construcción de más represas en la cuenca del Río de la Plata.

C. Constituir el Fondo Nacional para el Enriquecimiento y Conservación de los Bosques Nativos, para lo cual todos los legisladores de las provincias que poseen bosques en sus jurisdicciones deberían abogar durante la discusión de la Ley de Presupuesto Nacional 2015.

D. Agilizar los procesos de convocatoria, evaluación y monitoreo de los planes de conservación y de uso sustentable en la Provincia de Misiones y en las demás provincias.

E. Establecer un eficiente sistema de monitoreo de la deforestación ilegal en la provincia de Misiones, monitoreo que es posible con los recursos técnicos (fotos aéreas de alta resolución) y humanos que dispone la provincia y que puede ser financiado en parte por el 30% de los fondos de la Ley 26.331 que recibe Misiones con el fin de fortalecer a la autoridad de aplicación provincial.

F. Implementar de manera urgente un programa de restauración de la cobertura forestal de los bordes de ríos, arroyos y áreas con fuertes pendientes para proteger las cuencas.

G. Conducir un análisis de vulnerabilidad al cambio climático que permita identificar los puntos críticos donde la naturaleza y la sociedad necesitan ayuda para adaptarse a eventuales eventos extremos.

H. Sancionar de manera efectiva y comprometer a los ciudadanos que no respeten la legislación que protege los bosques nativos, exigiéndoles –como indica la ley- la recuperación de las áreas deforestadas ilegalmente.

I. Revisar los estudios de impacto ambiental acumulativo que se debieran haber preparado para permitir construir las represas y avanzar en la deforestación.

 

Dejanos tu comentario