El desmonte en el Corredor Verde afecta el régimen hídrico, alertó Vida Silvestre

Uno de los impactos más importantes del desmonte de 400 hectáreas en pleno Corredor Verde, en el norte de Misiones, es en la regulación del régimen hídrico, enfatizó la coordinadora del Programa Selva Paranaense de la Fundación Vida Silvestre Argentina, Lic. Cristina Casavecchia.

 

Hay un impacto ecológico, hay pérdida de especies, más si eso era bosque nativo con poco grado de transformación y más grave por estar colindante con el Parque Urugua-í, porque se está generando aislamiento del área protegida y eso conlleva a pérdida de biodiversidad y de funcionalidad del ecosistema”, dijo Casavecchia, al ser consultada sobre la tala rasa de Selva Paranaense en una superficie de más 400 hectáreas (sobre una propiedad de 4.000 hectáreas) en pleno Corredor Verde, en el departamento Manuel Belgrano.

 

¿Qué es la funcionalidad del ecosistema? “Un sistema funcional es aquel que está completo o lo más cercano a lo completo en su estructura y en sus funciones y prestando bienes y servicios ecosistémicos; es un ecosistema que está con los componentes de su biodiversidad en buen estado de conservación, que está prestando los servicios de regulación hídrica, de protección de suelo, de polinización… por nombrar algunos ejemplos”, explicó.

 

¿Quiere decir que uno de los impactos del desmonte es sobre la generación de agua?, se le preguntó a Casavecchia. “Los ecosistemas naturales, un bosque nativo, en este caso la Selva Misionera, al estar en buen estado de conservación, al estar la cobertura boscosa presente, actúa a modo de esponja cuando cae la lluvia, eso hace que se recepte el agua de lluvia y se libere gradualmente, a través de distintas nacientes, formando cursos de agua, arroyos y luego en ríos; si se pierde la cobertura boscosa, se pierde ese proceso”, respondió. En esas condiciones, continuó, “el suelo descubierto sufre erosión hídrica, ya que los sedimentos del suelo, con cada lluvia que cae, van a parar a arroyos y se pierde nutrientes del suelo y calidad del agua; por eso también es importante conservar la cobertura boscosa en los bordes de cursos de agua”.

 

El impacto en la regulación del régimen hídrico, agregó Casavecchia, “es mayor si se hace en bordes de arroyos o en cabecera de cuencas”.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es que con el desmonte se afecta la conexión de áreas protegidas en Misiones. “Es importante tener las áreas protegidas conectadas porque estamos en un Corredor Verde que tiene una importancia en términos de biodiversidad a escala nacional”, ponderó, al tiempo que citó al jaguar como una de las especies que necesita grandes superficies de Selva, en buen estado, para la supervivencia.

 

Autorización

 

La tala rasa en la zona del límite sur del Parque Urugua-í tenía autorización de la Dirección de Bosques del Ministerio de Ecología, de acuerdo a información brindada por Casavecchia.

 

Antes de que salga publicado el artículo periodístico (el 28 de junio en el diario Primera Edición), ya teníamos información sobre éste hecho y nos hemos comunicado con guardaparqeus de los Parques Urugua-í y Foester, y ellos se comunicaron con el coordinador provincial de Guardaparques, Víctor Zemunich, y las respuesta que nos dieron nos preocupó porque fue que tenían información del desmonte, que habían visitado la zona, que era sobre la ruta 18 en el límite sur del Parque Urugua-í , que se contactaron con la Dirección de Bosques, con la dependencia de Irigoyen, y les dijeron que ese desmonte estaba autorizado, lo cual nos llamó mucho la atención porque tiene una magnitud importante, es tala rasa y está en el límite de un área protegida y (por lo que dijeron) tiene la autorización de la Dirección de Bosques”, expresó Casavecchia. Por esa razón -señaló- “hemos pedido detalles de la situación al director de Áreas Protegidas (Javier Patzer) y al subsecretario de Ecología (Juan Manuel Díaz), a través de un correo electrónico, y estamos esperando una respuesta”.

 

Nos preocupa que en la zona nos dicen que tenía una autorización de Bosques del Ministerio de Ecología”, recalcó Casavecchia, al tiempo que aclaró que “existe la posibilidad de que en el (Ley de) Ordenamiento Territorial de la provincia a veces se trabaja en dos escala: una escala macro donde hay zonas que aparecen en amarillo, y cuando se hace escala menor, esa misma zona puede pasar a verde, con lo cual está permitido el desmonte, pero -advirtió- para pasar de una gestión de amarillo a verde hay que hacer una gestión ante el Ministerio de Ecología”. De ser así, agregó, “hay que darle un seguimiento, porque esto sienta un precedente y es algo que no puede extenderse, hay que ver el rol que cumple la Ley de Bosques en la provincia, e intentar resolver esta situación”.

 

“Estamos perdiendo biodiversidad y funcionalidad ecosistémica”

 

La profesional manifestó preocupación por “lo que está pasando en términos de degradación”, y citó como ejemplo un reciente taller realizado en la localidad de Eldorado donde distintos actores coincidieron en que “la deforestación se ha frenado, pero los procesos de degradación no son tan fáciles de medir… está habiendo degradación de bosque en Misiones, se va perdiendo estructura del bosque”.

 

Un bosque bien conservado es una cosa, y un bosque con vacas adentro es otra cosa… hay un degradación invisible, estamos perdiendo biodiversidad y funcionalidad ecosistémica”, alertó.

 

Como medidas prioritarias para conservar la Selva Paranaense y los bienes que provee,  Casavecchia consideró importante “contar con una mejor planificación y ordenamiento del uso del territorio, definir en qué lugar hacer y qué cosa se puede hacer, y que eso se respete; reforzar el control y la fiscalización por parte de la autoridad de aplicación y promover buenas prácticas agrícolas en las actividades de producción, y un manejo forestal bajo nuevos enfoques”.

 

Finalmente, Casavecchia bregó por “una conciencia ciudadana de la función del bosque nativo”, y para alcanzar ese objetivo propuso “potenciar las capacidades en actores claves, para que encontremos modelos de desarrollo en armonía con la naturaleza y con más equidad”.

 

 

Dejanos tu comentario