Control de plagas: cuánto más natural, mejor

“La yerba mate por ser una especie nativa tiene un montón de insectos benéficos y de pájaros que controlan plaga”, dice Ohasi.

Diana Ohasi es una de las personas que más sabe sobre insectos, de los buenos y de los malos. Fue invitada por el Instituto Nacional de la Yerba Mate para acompañar una iniciativa que permitirá evaluar el uso de una trampa lumínica que funciona con energía solar para controlar la plaga del rulo, que daña la generación de nuevas hojas en plantas de yerba mate, en la provincia de Misiones.

Diana Ohasi, especialista en manejo natural del plagas.

En esta provincia se produce el 90 % de la yerba mate, uno de los alimentos más consumidos de la Argentina. De ahí la importancia de un manejo integral natural del yerbal, y la clave para lograrlo es, cuenta Ohasi dejar que la naturaleza se exprese:

¿Qué es el rulo de la yerba mate? “Es una plaga del cultivo de yerba mate. Es una pequeña chicharra que coloca una toxina en los brotes de la planta que están en formación, y eso hace que se pliegue la hoja, se forma como una ‘empanadita’ y dentro de esa ‘empanadita’ coloca huevos y la cría se desarrolla”, contó Ohasi.

Sobre cómo actuar ante la presencia de la plaga, recordó que “es un insecto que siempre está y el perjuicio que puede llegar a ocasionar en la producción varía según el manejo que se haga en el cultivo y según las condiciones climáticas”. Por eso, advirtió, “hay que manejar el cultivo de manera integral para que los daños sean menores”. ¿Cómo?  “El ataque de la plaga siempre ocurre en primavera – verano, que es la época de brotación de yerba, pero si hacemos una cosecha más temprana, para cuando llegue esa época de ataque, que sabemos que siempre pasa, el brote va a estar más desarrollado, por lo cual el daño va a ser menor”,   y además “tener presente que según el manejo que hagamos, hay insectos benéficos que pueden ayudar”.

¿Cuáles son los controladores naturales de plagas? “La yerba mate por ser una especie nativa tiene un montón de insectos benéficos y de pájaros que controlan plagas, como el alguacil que controla el rulo. Cualquier tipo de manejo que podamos hacer para mantener la biodiversidad, ayuda. Si tenemos los caminos empastados, se mantienen recursos alimenticios como polen y néctar, que atraen a insectos benéficos y los mantienen ahí y cuando hay plagas pasan al cultivo. Lo mismo pasa si tenemos cubiertas verdes dentro del cultivo, que además evitan la erosión y mantienen las condiciones del suelo, y las áreas naturales cumplen esa función, albergando pájaros como el pirincho que controla el taladro y el marandová”.

 ¿Y las capueras, que muchas veces son vistas como un estorbo, que no sirven para nada? “Bueno, eso depende de qué lado se lo mire.  Si uno está produciendo, por ahí una capuera sería un lugar donde se podría estar plantando algo, pero también podemos pensar que es un lugar donde se está recuperando el suelo para que con el tiempo podamos volver a cultivar en forma eficiente y dentro de las capueras siempre hay cubiertas naturales que mantienen a los insectos benéficos”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 

 

 

6 Nov, 2018 - Economía / Ecología

Dejanos tu comentario