Agricultores y ambientalistas irrumpen en jornada de Agroindustria para expresar rechazo al maíz transgénico

Contundente mensaje al proyecto del Gobierno nacional.

Un contundente rechazo al maíz transgénico en Misiones expresaron esta mañana agricultores, y ambientalistas que se autoconvocaron en la jornada que organizó la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación para presentar ese proyecto en la localidad de San Pedro.

Desde temprano, los agricultores de Eldorado, Wanda, Puerto Libertad, Bernardo de Irigoyen, Puerto Piray, San Pedro y Oberá, e integrantes del Frente Ciudadano Ambiental Kaapuera se hicieron presentes en el evento que se desarrolló en el Polideportivo municipal de San Pedro, pidieron la palabra y explicaron detalladamente los daños que provoca la siembra de maíz transgénico, destacando que genera dependencia,  no es redituable económicamente, incrementa el uso de agrotóxicos, destruye la biodiversidad, provoca enfermedades y agota el suelo agrícola.  Todo esto ante las funcionarios que impulsan esa iniciativa: los misioneros Walter Kunz, quien se desempeña como director nacional de Programas de Desarrollo Regional, y Jerónimo Lagier, coordinador provincial de la Secretaría de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial de la Nación; y Alberto Morelli, presidente de MAIZAR, la corporación que provee las semillas.

La líder socio ambiental Miriam Samudio, de Productores Independientes de Puerto Piray, fundamenta el NO al maíz transgénico.

En el lugar, Kunz señaló que el maíz transgénico “es una gran oportunidad para el desarrollo de los pequeños productores y la integración regional”, y Morelli agregó que “el trabajo realizado en los lotes demostrativos muestran un mayor rendimiento de un cultivo que estará, indefectiblemente, destinado a la conversión en proteína animal”. Esos conceptos quedaron desestimados con los datos que dieron los agricultores presentes (ampliaremos) y con la manifestación del ingeniero Eric Barney, de Kaapuera, quien hizo notar que “dos cosechas del  maíz nativo  da lo mismo que el transgénico y su costo es menor. En lugar de destruir la salud y la tierra, deberían dar créditos a los colonos para la soberanía alimentaria”, dijo.

Otra observación que hizo Barney tiene que ver con la decisión del Gobierno de la Nación de plantar maíz transgénico en Misiones para proveer a las industrias del Brasil, esto es: producir materia prima aquí para que se industrialice en otro país. “Ese daño además se ve potenciado con el agotamiento de los suelos, se llevan el maíz y los nutrientes de nuestros suelos“.

La jornada hoy en San Pedro. El 50 por ciento de los presentes, productores y ambientalistas autoconvocados.

Como parte de las acciones, luego de exponer ante los funcionarios nacionales, los agricultores y ambientalistas se trasladaron hasta el Paraje Yateí, donde muchas familias fueron obligadas a dejar sus tierras, donde vivían hace más de diez años, porque en la zona se avanza con las plantaciones que impulsa el Gobierno nacional junto a Maizar, tal como lo denunció el presidente del Movimiento Agrario de Misiones, Salvador Torres.

El dirigente agrario Hugo Sand, de Kaapuera, en tierras donde antes vivian pequeñosa agricultores y donde ahora se prevé plantar maíz transgénico.

La jornada de hoy y mañana se denomina “Misiones: la nueva frontera del maíz”. Se enmarca dentro del convenio suscripto por la Secretaría de Gobierno de Agroindustria de la Nación y la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (MAIZAR) para el desarrollo del cultivo de maíz de alta productividad.

Charla entre colonos y ambientalistas en San Pedro.

El NO se multiplica

El proyecto del Gobierno de la Nación viene cosechando opiniones en contra desde que se conoció públicamente su desembarco en Misiones, en enero de este año, como las que se pueden leer en el facebook de Maizar – Asociación Maíz y Sorgo Argentino tras anunciar (con el título “#Misiones: La nueva frontera del #maíz” ) el evento que hace hoy y mañana en San Pedro.

“Una provincia que no se autoabastece de alimentos, la preparan para abastecer a la industria del cerdo de Brasil… cuando los intereses empresarios van primero que las necesidades del pueblo, penoso”, escribió Aníbal Escribano en ese facebook. En respuesta, José Nicanor señaló la necesidad de “apoyar el trabajo, la producción”, y consideró que “hacer maíz es menos perjudicial que tabaco, el pino…”, postura que fue rápidamente refutad. “Es cierto. Hay que buscar salir del tabaco, pero el programa es para engordar a los cerdos de Santa Rosa, Brasil. Nuestros productores sólo producen el 1% del tomate y el morrón que se consumen en la provincia…¿te parece empezar por el maíz? Nuestra producción ganadera cayó en 50 mil cabezas, en serio crees que haciendo maíz para exportar, algunos van a chivear, vamos a recuperar esas cabezas? Primarizar la producción de las capueras, con maíz para exportar, sin un plan coherente de mayor producción de proteína animal y vegetales para el autoabastecimiento, puede llegar a generar una mayor dependencia de nuestros productores”, agregó Escribano. “El plan MAIZAR –continuó-  no es novedoso desde el punto de vista de la producción, es lo mismo que se hace en la Pampa húmeda con la soja y su exportación a China, pero la prioridad hoy en Misiones debe ser el autoabastecimiento, la radicación de la familia agrícola y la generación de excedentes para comercializar”.

El impacto del uso de agrotóxicos en la salud es otro de los ítems expresados en el facebook de Maizar. La médica Marcela Bobatto indicó que “si se lleva adelante este proyecto, de la mano del paquete tecnológico, vamos a tener cada vez más misioneros y misioneras enfermas, con mayor incidencia de cánceres, de hipotiroidismo, de anemia, de abortos espontaneos, de malformaciones congénitas, etc”. La profesional observó que “hay cada vez menos campesinos en sus chacras, cada vez menos soberanía alimentaria y más alimentos envenenados, cada vez más pérdida de biodiversidad”, y expresó que son las semillas nativas y criollas las que “garantizarán alimentos y salud para nosotros y las generaciones futuras”.

Por su parte, Roberto Bonetti destacó que “la salud está antes que la economía y además existen muchas alternativas productivas infinitamente más saludables”,  y mencionó la vigencia del Artículo 41 de la Constitución, que indica que “Todos los habitantes gozan del derecho a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras; y tienen el deber de preservarlo. El daño ambiental generará prioritariamente la obligación de recomponer, según lo establezca la ley. Las autoridades proveerán a la protección de este derecho, a la utilización racional de los recursos naturales, a la preservación del patrimonio natural y cultural y de la diversidad biológica, y a la información y educación ambientales. Corresponde a la Nación dictar las normas que contengan los presupuestos mínimos de protección, y a las provincias, las necesarias para complementarlas, sin que aquéllas alteren las jurisdicciones locales. Se prohíbe el ingreso al territorio nacional de residuos actual o potencialmente peligrosos, y de los radiactivos”.

Bonetti además mencionó que el daño de estas plantaciones se evidencian en otras provincias: “ Así empezó la historia de la soja transgénica, pregunten en Santa Fe y Entre Ríos cuántos enfermos de cáncer hay por manzana!”.

En la misma publicación, Eduardo Alemán  manifiesta “no quiero ver a Misiones convertida en un campo de maíz como Brasil y Paraguay (…), y si piensan que plantar maíz dará trabajo a muchos, creo que se equivocan, hay otros cultivos que emplean más mano de obra y no son tan agresivos con el medio ambiente”.

Relacionado, sobre el rendimiento del maíz transgénico, Sebastian Artaza informa: “es peor que el tabaco! Para que rinda económicamente hay que sembrar arriba de 20 hectáreas, pues prometen una ganancia de 13000 por ha. De 2 o 3 ha con tabaco fumigadas se pasará a 10 veces el área envenenada”, y en ese contexto, tanto este hombre como Mariana Pizzaro nombraron a las multinacionales productoras de agrotóxicos, Bayer, Cargill y Monsanto, como responsables de problemas de contaminación y enfermedades. “Crecimiento y desarrollo son dos cosas muy distintas. La destrucción planetaria no es un modelo de desarrollo”, aclaró Pizzaro.

17 Jul, 2019 - Selva Paranaense

Comentarios

  1. Claudia dice:

    Me parece muy el artículo, espero q tengan más difusión. Es un desastre, estamos envenenados

Dejanos tu comentario